fbpx

Al momento de comprar un árbol es necesario tener en cuenta factores como el estado de las raíces (Puedes visitar nuestro blog donde hablamos sobre las afecciones causadas por árboles cercanos y los daños causados por árboles en techos)  y su tipo de crecimiento, el diámetro y la forma del mismo y si la especie se desarrollará bien en el lugar donde será plantado; ya que de esto dependerá la probabilidad de sobrevivir después de su trasplante. La buena elección de un árbol puede reducir las fallas producidas por defectos estructurales ocasionados por fenómenos naturales.

1. Raíces

Los árboles que crecen cerca de una casa a menudo son una fuente de preocupación para el propietario, principalmente debido a los daños a la cimentación. Y aunque las raíces de los árboles pueden dañar los cimientos de una casa, probablemente no sea por la razón que muchos creen.

Antes que nada, es importante tener en cuenta cuáles serán las dimensiones aproximadas del lugar donde se plantará ya que una vez que se haga adulto las raíces crecerán. 

  • Si mantiene árboles y arbustos cerca de su casa debidamente regados, hay pocas posibilidades de que ocasionen problemas. Por lo general, aquellos que se encuentran entre 6 m y 9 metros de su casa se beneficiarán más del riego regular.
  • Elija especies de raíces ligeramente profundas y que no se extienden lateralmente.
  • Considere la distancia del árbol y la construcción para prevenir y evitar posibles daños. Muy importante entonces es el cuidado que se le debe dar al contenedor y al espacio libre que se deja en las construcciones para que se desarrolle el árbol, ya que normalmente se dejan espacios reducidos y debido al crecimiento del ejemplar, éste ocupa mucho de la superficie o destruye el contenedor.

2. Diámetro y forma de la copa

Los árboles priorizan el crecimiento en altura porque esto determina su posición en la competencia por la luz.Una vez garantizado este crecimiento, se produce el crecimiento en diámetro. El crecimiento del árbol se realiza a través de la copa. La forma de la copa viene determinada por las condiciones de sombra en las que crece el árbol (competencia). Un árbol está equilibrado cuando su copa ocupa como mínimo un tercio de la altura del mismo.

Quizás este es uno de los aspectos menos considerados, pero sí, para que un árbol realmente luzca en su máxima expresión ornamental para nuestra vista, y en el caso de frutales, tenga mayor cantidad de frutos, su mantenimiento debe ser el adecuado, trabajándolo desde etapas tempranas con podas que se adaptan según las necesidades y objetivos del ejemplar.

3. Comportamiento en la región

Los ejemplares arbóreos al igual que cualquier especie necesita de ciertas condiciones para desarrollarse de forma óptima, es por esto que muchas veces se debe renunciar a aquel árbol, arbusto o planta puesto que la zona en la que será plantada no puede cumplir con los requerimientos de luz, humedad, temperatura, nutrimental, etc. Siendo así de vital importancia conocer previamente si la región en dónde será trasplantada puede satisfacer las necesidades y así evitar someterla a estrés provocando su decaimiento y posterior muerte.

Share This